¿Qué es la esterilidad?

Young woman hand holding pregnancy test

“¿Soy estéril? ¿No puedo concebir un hijo?”. Es la temida pregunta a la que deben enfrentarse numerosas parejas cuando no logran alcanzar el embarazo. Los problemas de esterilidad afectan hasta al 15% de la población en edad reproductiva (una de cada seis parejas). Muchos de los afectados ni siquiera son conscientes de que sufren un problema hasta que comienzan a buscar un hijo activamente.

La buena noticia es que no está todo perdido: incluso si eres estéril, pueden existir tratamientos que te permiten tener hijos con tus propios óvulos o espermatozoides. Dependerá de cuál es la causa de tu esterilidad. 

En este post te contamos todo lo que debes saber sobre la esterilidad: En qué consiste, por qué se produce y qué opciones tienes.

Definición de esterilidad

Según la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), la esterilidad es la incapacidad para lograr la gestación tras mantener relaciones sexuales sin protección y con una frecuencia normal durante el periodo de un año.

Un 85% de las parejas que está tratando de tener un hijo lo conseguirá en el primer año, de las cuales un tercio alcanzará el embarazo durante los tres primeros meses. Entre las restantes, apenas el 5%  logrará una gestación espontánea a lo largo del año siguiente. Esto significa que la mayor parte de las parejas que no desarrolla un embarazo tras un año de relaciones sexuales frecuentes sufre algún problema que imposibilita la fecundación del óvulo.

¿Qué causa la esterilidad?

Se calcula que un 15% de la población en edad reproductiva sufre esterilidad. Según el integrante de la pareja que esté afectado, podemos hablar de distintos factores:

Factor masculino

El varón es responsable en entre un 35 y un 45% de los casos de esterilidad en una pareja. Las causas más habituales son las alteraciones en la producción y el desarrollo de espermatozoides o problemas relacionados con la erección y la eyaculación.

Factor femenino

Diversas dolencias en los órganos reproductores femeninos pueden provocar esterilidad en la mujer, desde alteraciones en la estructura y la función de las trompas de Falopio o el útero hasta afecciones que impiden o alteran la ovulación. Esto incluye también enfermedades como la endometriosis.

Además, debemos tener en cuenta el factor cronológico. Más de la mitad de las mujeres que acuden a una consulta con problemas de infertilidad presentan una edad avanzada. Desde los 35 años la fertilidad comienza a disminuir de manera acusada, situación que se agrava a medida que nos acercamos a los 40.

La esterilidad por factores exclusivamente femeninos se da hasta en el 50% de las parejas.

FACTOR MIXTO

En los casos en los que tanto el varón como la mujer sufren algún tipo de problema que limita su capacidad reproductiva, hablamos de un factor mixto de esterilidad. El porcentaje de diagnósticos de este tipo es muy variable, pudiendo ir desde el 20% hasta el 60% de los casos según la SEF.

Factor de origen desconocido

En determinadas ocasiones, las pruebas médicas realizadas no permiten determinar el motivo exacto por el que una pareja no logra quedarse embarazada tras un año de relaciones sin protección. Es entonces cuando hablamos de esterilidad idiopática o de origen desconocido. A medida que el conocimiento científico va avanzando se conocen nuevas causas de esterilidad y, por lo tanto, se va reduciendo el grupo de esterilidades de causa desconocida. En estos momentos no superan el 5%.

¿Cómo se trata la esterilidad?

El tratamiento a aplicar variará en función del problema que haya originado la esterilidad en el paciente. Los casos más leves pueden solventarse con un cambio en la alimentación y los hábitos de vida, o bien con medicación.

Si el paciente sufre algún tipo de problema que impide el paso de los óvulos o los espermatozoides (por ejemplo, una obstrucción en las trompas de Falopio o en los conductos deferentes), es posible que una cirugía permita recuperar la capacidad fértil.

Cuando ni siquiera una intervención quirúrgica sea suficiente, habrá que recurrir a la reproducción asistida. En determinados casos, los tratamientos de reproducción asistida le permiten a una pareja con problemas de esterilidad concebir un hijo con sus propios gametos.

Cuándo es necesario acudir a un especialista

Al pasar los primeros meses sin lograr el embarazo, muchas parejas comienzan a plantearse si necesitan asesoramiento médico. 

En Ovoclinic recomendamos acudir a un profesional si, en condiciones normales, no se ha conseguido el embarazo tras un año manteniendo relaciones sin protección. En caso de que la mujer tenga más de 35 años, este tiempo se reduce a seis meses.

Si alguno de los miembros de la pareja sufre alguna alteración que pueda interferir en la consecución del embarazo, como la endometriosis o el síndrome de ovarios poliquísticos, recomendamos contar con asistencia de un especialista desde el primer momento.

Si crees que tú o tu pareja podéis sufrir algún problema de esterilidad, os recomendamos que acudáis a un centro de reproducción asistida donde puedan realizaros todos los análisis necesarios para conocer vuestro nivel de fertilidad. En Ovoclinic os ofrecemos una primera visita de manera gratuita.