Método ROPA ¿Cuál es la tasa de embarazo?

tasa de embarazo método ROPA

En los últimos años, la cantidad de mujeres lesbianas que se someten a tratamientos de fertilidad ha aumentado en un 35%. Siendo el Método ROPA la técnica más solicitada para concebir al bebé. Y es que este método es lo más parecido  a tener un hijo biológico de las dos. Una mujer aporta el óvulo la carga genética y la otra es la que se queda embarazada, gesta al bebé y lo da a luz. Lo que lo hace todo mucho más bonito.

Si estás pensando en iniciar un proceso de este tipo, seguramente te estés preguntando cuál es la tasa de embarazo con el Método ROPA. A continuación te lo explicamos con detalle y cuáles son los factores que influyen a la hora de lograr el embarazo.

Tasa de embarazo con el Método ROPA

Antes de hablar de tasas de embarazo con el Método ROPA, es fundamental distinguir entre tasas por ciclo y tasas acumulativas, esto es, si se cuenta el embarazo por transferencia o si se contabilizan todos los intentos realizados con todos los embriones conseguidos.

Por lo general, las clínicas suelen publicar las tasas acumulativas, ya que son más altas e incluyen todas las transferencias del tratamiento. Esto quiere decir que, si después de una punción se extraen ocho óvulos, de los cuales 6 son fecundados y viables, y se termina consiguiendo el embarazo en la tercera transferencia, se puede contar como un éxito en un único tratamiento o como un 30% de éxito por haberse logrado en la tercera transferencia.

Teniendo en cuenta los datos presentados por el Registro de la SEF y los datos del porcentaje estimado acumulado de embarazos en ciclos de óvulos de donante después de realizar transferencias criopreservadas y frescas, contamos con los siguientes porcentajes:

  • Entre 41,7 y  74,1 % de éxito para mujeres de menos de 35 años.
  • Entre 35,3 y 76,4% de éxito para mujeres de entre 35 y 39 años.
  • Entre 41,9 y 72,5 % de éxito para mujeres de más de 40 años.

¿De qué depende la tasa de éxito del Método ROPA?

Aunque en la mayor parte de los casos, las parejas ya visitan la consulta con una idea clara del rol que va a tener cada una en el embarazo, es fundamental llevar a cabo un análisis previo de ambas mujeres para valorar ciertos factores que determinen quién de ellas es más apta para aportar los óvulos y cuál para la gestación. Algunos de estos factores son la edad, la existencia de alguna patología o la reserva ovárica.

En principio, si la mujer es joven y no presente ninguna enfermedad previa, las posibilidades de embarazo con el Método ROPA son muy altas, ya que no son pacientes que visiten la clínica porque tengan algún problema de fertilidad, como suele ocurrir en el caso de parejas heterosexuales. Pero  además, al utilizarse el esperma de un donante, que ya ha pasado por unas pruebas previas, se garantiza que las probabilidades de éxito no van a disminuir.

Así pues, el secreto del éxito es quién de las dos mujeres aporte el óvulo, que generalmente suele ser la más joven. En el caso de que ambas tengan la misma edad, será el estudio de fertilidad el que determine quién de ellas cuenta con la mejor reserva ovárica y se valorará cuál tiene mejores hábitos de vida saludable.

  • Reserva ovárica: esto se puede averiguar a través de un análisis de sangre que mide la hormona antimulleriana.
  • Características uterinas: las características uterinas de la mujer que va a gestar al bebé también son importantes, ya que la existencia de cualquier patología o problema anatómico puede reducir considerablemente las probabilidades de que el embrión se implante y se logre e embarazo.
  • Hábitos de vida saludable: lo ideal es que las dos mamás lleven un estilo de vida saludable, tanto aquella que aporte el óvulo como la que va a quedarse embarazada. Una dieta rica en frutas, verduras y legumbres y hacer ejercicio habitualmente ayudan a mejorar la fertilidad.
  • No fumar y moderar el consumo de alcohol.
  •  Mantener la mente sana. Cuando comenzamos un tratamiento de fertilidad, es normal que los nervios y la ansiedad nos invadan. Pero hay que tener en cuenta que el estrés influye muy negativamente a la hora de quedarse embarazada. Por este motivo, por muchas ganas que tengamos, es importante distraerse y disfrutar del proceso.

Entradas relacionadas