Ovario poliquístico y esterilidad

ovoario-poliquisitico

El síndrome del ovario poliquístico (SOP) es la alteración endocrinológica más común en mujeres en edad reproductiva, estimándose en algunas series una frecuencia de hasta el 20%.

Asocia:

1- Transtornos del ciclo menstrual(ausencia de reglas o reglas muy espaciadas)

2.- Exceso de andrógenos en análisis hormonal,y manifestaciones clínicas asociadas (exceso de vello, acné, caída de cabello..)

3.- Es característica la visualización por ecografía de unos ovarios con múltiples folículos, que le dan nombre al síndrome.

El diagnóstico es controvertido, y se basa en la presencia de dos criterios de los descritos, si bien no todos tienen la misma significación. El más relevante sería el relacionado con el exceso de andrógenos en la mujer.

Si bien es más frecuente en pacientes con sobrepeso u obesidad, no todas las pacientes con SOP tienen el índice de masa corporal elevado. Asimismo, se ha visto una relación importante con la producción aumentada de insulina debido a una resistencia de los tejidos corporales a su acción. Esto se relaciona con un riesgo aumentado en estas pacientes de desarrollar diabetes, así como otros factores de riesgo cardiovascular (dislipemia, hipertensión arterial..)

La esterilidad de estas pacientes viene relacionada fundamentalmente con la ausencia de ovulaciones regulares; por otro lado, la obesidad asociada en un porcentaje importante de casos y la resistencia a la insulina también dificultan la capacidad de concebir.

Las opciones terapeúticas pasan por perder peso en las pacientes con índice de masa corporal elevado. Esta simple medida consigue normalizar las ovulaciones y aumentar la posibilidad de quedar embarazada sin tratamiento en un número importante de casos.

El citrato de clomifeno (Omifin) es una medicación vía oral que induce la ovulación hasta en un 80% de mujeres con SOP, con tasas de gestación cercanas al 50% tras 6 tandas de tratamiento. Si esta opción no funcionara, debiéramos recurrir a otras estrategias, ya más sofisticadas, como la administración de gonadotropinas inyectables y posterior inseminación intrauterina o fecundación in vitro, en función del resto de datos clínicos (edad de la paciente, calidad seminal del marido, tratamientos anteriores, años de búsqueda, etc).

Por último, la metformina es un antidiabético oral que también se ha mostrado útil para mejorar el ambiente hormonal y ovárico, con lo que se utiliza a menudo en estas pacientes, debido a la resistencia a la insulina acompañante ya descrita.

En resumen, si bien el SOP es un trastorno complejo, disponemos de varios recursos para mejorar la fertilidad en las pacientes que lo sufren. Aún así, en muchas de ellas será importante una modificación en los hábitos y estilo de vida, ya que es una medida crucial que aumenta considerablemente las posibilidades de embarazo. 

Posts Relacionados